5 Problemas de las PyMes en México y como atacarlos

 El vocablo PYME es hoy por hoy parte de nuestro lenguaje en el día a día, pero que significa ¿Cómo saber en qué rango está tu empresa?


En México las micro, pequeñas y medianas empresas (PYMES) se catalogan en función del número de empleos y acuerdo al sector económico al que pertenecen. Según la definición oficial, las PYMES se clasifican de la siguiente manera:

Tamaño de las empresas, según tipo de actividad económica

Actividad

Tamaño

Industria

Comercio

Servicios

No de Empleos

Micro

0-10

0-10

0-10

Pequeña

11-50

11-30

11-50

Mediana

51-250

31-100

51-100

Grande

Más de 251

Mas de 101

Más de 101

  Clasificación de empresas en México – Fuente INEGI

 

En términos relativos, las PYMES representan prácticamente el 99% del total de empresas en México, que generan 73.8% del empleo.

Pero las preguntas surgen… ¿Por qué mueren tan rápido las PYMES? ¿Cuáles factores toman en cuenta los emprendedores mexicanos a la hora de tomar la decisión de iniciar una empresa?

Para el director del Fondo Nacional de Apoyo a empresas FONAES en Nuevo León, el principal problema de las PYMES es la falta de conocimiento de negocios: “hay un dato que dice que sólo 2 de cada 100 personas conocen algo de negocios, los otros 98 no conocen mucho sino o en su defecto “nada”, sólo conocen dichos populares, “yo vi”, me contaron, o son sumamente buenos para hacer algo… lo cual aun siendo verdad, no debe ser el enfoque sino quien les comprará eso que hacen tan bien”

De acuerdo con Nacional Financiera (NAFIN), existen cinco causas comunes que contribuyen al fracaso de las PYMES en México.

La primera es falta de experiencia de los administradores. Frecuentemente, por ejemplo, muchas empresas surgen de una corazonada más que de un conocimiento significativo del negocio y sus características. Además, también es común que los propietarios se sientan con los conocimientos suficientes en todas las áreas del negocio, y rechacen cualquier insinuación de asesoría o apoyo.

 

Una segunda no realizan un plan de negocios. Los buenos negocios nacen de la detección de una necesidad que requiere ser cubierta.

Por ejemplo, está el caso del empresario que puso una taquería en un lugar de mucha afluencia de personas y quebró, aun cuando según él había investigado su mercado. Lo cierto es que no lo hizo a fondo, o hubiese detectado que las empresas alrededor tenían comedores que además eran gratuitos para los trabajadores.

Y es aquí donde se hace palpable la importancia de la herramienta que de utilizarse se tendría más del 85% de probabilidades de éxito, el plan de negocios.

La falta de controles adecuados es la tercera causa común de fracaso. El empresario al frente de la PYME, por lo general, ignora la necesidad de mantener controles que le permitan anticiparse a los problemas. Sucede con frecuencia, los administradores son tomados por sorpresa, en situaciones que pudieran haber sido anticipadas, de contar con un sistema de control adecuado.

La cuarta causa de fracaso se atribuye a la falta de capital suficiente, situación que generalmente surge por la ausencia de una planeación adecuada de las necesidades de recursos. Usualmente los administradores se concentran en anticipar las inversiones en activos fijos y algunos de los gastos de operación; sin embargo, no planean las necesidades de capital de trabajo, ni otro tipo de gastos o inversiones.

La quinta y última causa de fracaso es la identificación incorrecta del riesgo. En ocasiones, el entusiasmo desmedido hace que únicamente se evalúen de manera parcial los retos futuros, ignorando muchos de los riesgos posibles. Además, se ha observado que la necesidad de atender los problemas cotidianos impide planear para el futuro y, por lo mismo, reflexionar respecto a los riesgos latentes. En este tipo de actividad, es normal escuchar aquella frase de que “lo urgente no deja tiempo para lo importante” (NAFIN, 2010).

Una de las prácticas que mejor ataca los tres primeros motivos expuestos de mortandad para las PyMes es el Coaching de Negocios, ya que ha permitido a miles de dueños de negocios que iniciaron con gran entusiasmo en lo que hacen, pero sin verdadera base de conocimientos en negocios,  generar los soportes del mismo y otorgarle una estructura, medir eficiencias y caminar hacia un camino que ellos eligen  en gran medida, a la vez que permiten que el negocio no dependa solo de ellos.
Esta herramienta ha tomado auge en las últimas dos décadas gracias a sus excelentes resultados, ya que al permitirse el acompañamiento, y cuestionarse ¿qué es aquello que podría ser más sencillo y como lograrlo?, los dueños han generado una identidad por separado para su negocio y esto ha permitido atacar otro de los problemas más emblemáticos de las PYMES, que el dueño consiga zafarse de la operación, y evitar así una terrible causa de mortandad de las PYMES en voz del Vicepresidente de CANACINTRA “realmente, lo importante es que el dueño tiene que lograr salirse de la operación, si el dueño es 100% operativo, su negocio está destinado al fracaso”.

Si quieres avanzar más sobre estos temas inicia con estas sencillas preguntas:

¿Cuánto necesitas de insumos para producir? ¿Cuánto cuestan los insumos, contando los indirectos ¿A qué precio venderás o estas vendiendo actualmente? ¿Cuánto quieres ganar? ¿Cuánto tienes que producir para ganar lo que deseas? ¿Cuál es la relación de tus costos fijos contra los variables? ¿Qué debes proteger en tu negocio más urgentemente? ¿Qué carece de eficiencia actualmente en el negocio?

Si no estás seguro como responderlas, no te preocupes, no estás solo, llámanos o contáctanos por correo, podemos apoyarte, es algo que hemos hecho con muchos empresarios que estaban en tu misma situación, tenemos estrategias para cada situación, así que no lo dudes más hay mucho que ganar y nada que perder.

Conócenos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat